Real Maestranza de Caballería de Sevilla

  • LA MAESTRANZA 1
  • LA MAESTRANZA 2
  • LA MAESTRANZA 3

RELATO

En 2008, SS.AA.RR los Príncipes de Asturias, inauguraron las nuevas Salas de Pinturas y Estampas de la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

«La Maestranza es, sin duda, uno de los monumentos más bellos de la ciudad uno de esos edificios exentos, capaces de encarar solos el paso del tiempo y que hacen que Sevilla sea lo que es. ¿Hay acaso solar más hermoso que el de la Maestranza?. Asomándose al río, la Maestranza ha visto correr las aguas del Guadalquivir sin sentir el paso del tiempo. Y si la Giralda hermana culturas, la Maestranza nos recuerda que siempre hay lugar para valientes, que no está escrito nuestro destino.

El ruedo se extiende en los tendidos haciendo que las bien pintadas tablas de la barrera que dan origen al callejón, den a ésta el aspecto de una cinta airosa. Cinta que limita el albero, estableciendo una nota de color muy difícil de encontrar en se a cualquier otra plaza. Albero de la Maestranza. No es poca cosa. Es el universo del torero, que como tal lo siente al ver que su condición convexa hace que en él se le haga presente aquello que el poeta llamó "la integridad del planeta" . El torero siente la redondez de la Tierra , el albero de la Maestranza que pisaron todos aquellos que quisieron ser toreros. Pepe Hillo y Pedro Romero, Paquiro y Cúchares, Frascuelo y Lagartijo, Joselito y Belmonte...»

...

El recorrido por los tendidos de la plaza se complementa con la visita a la Sala de Exposiciones, que se compone de dos sectores claramente diferenciados.

El primer sector que se visita contiene una muestra de pinturas y una selección de los fondos de estampas taurinas que pertenecen a la colección de la Real Maestranza, una de las más importantes del mundo. Estas salas fueron inauguradas por SS.AA.RR. los Príncipes de Asturias el 21 de Noviembre de 2008.

La Sala de Pinturas reúne una colección de óleos de los siglos XVIII, XIX y XX que conforman una pinacoteca de tema taurino de gran relieve, principalmente del período romántico. Escenas en el campo y en la plaza, toreros y personajes relacionados con el universo de los toros están plasmados en obras de Gutiérrez de la Vega, Eugenio Lucas, José Elbo, Joaquín y Valeriano Domínguez Bécquer, José Jiménez Aranda, Horace Vernet, John Philip o Nicolás Ruiz de Valdivia entre otros.

La Sala de Estampas alberga un selecto repertorio de estampas, litografías y grabados. Prácticamente están representadas todas las series taurinas históricas de los siglos XVIII y XIX, incluyendo una de las primeras imágenes de una función de toros de la que se tiene noticia, "Corrida caballeresca", de J. Stradan (1578). La muestra se abre con una serie completa, de Luis Fernández Noseret (c.1790) y continúa con muestras de la del pintor real Antonio Carnicero (1790), cuya influencia posterior alcanza hasta Goya. Se suceden a continuación estampas pertenecientes a series románticas firmadas por autores europeos como John H. Clark (1813), Victor Adam (c. 1834), Wilhem Gaïl (c. 1835), W. Lake Price (1852), Gustavo Doré (c. 1863) o de Pharamond Blanchard (1835).

El recorrido de la visita lleva al segundo sector, el más antiguo. En él se establece una secuencia que arranca en los orígenes de la Real Maestranza, con un espacio dedicado a los juegos practicados por la nobleza en los siglos XVII y XVIII, y una amplia vitrina con una variada representación de servidores de la plaza en el siglo XVIII: timbaleros, desjarretadores y lanceros. Destaca un cartel en seda de 1740 y un uniforme de maestrante cedido por S.A.R. el Infante Don Carlos de Borbón Dos Sicilias y de Borbón. Termina el recorrido con los fondos más modernos, repertorio de variada naturaleza del imaginario taurino: trajes de toreros, capotes, carteles, cabezas de toros y pinturas de autores contemporáneos.

La visita se prolonga por las Cuadras de Caballos Rejoneadores hasta un rincón de elevada espiritualidad, la Capilla de los Toreros, presidida por un retablo de la Virgen de Nuestra Señora de la Caridad, que goza de gran devoción entre los diestros y a la que han donado numerosos exvotos.